Más memoria (2013)

Autor: Gianni Golfera

Gianni Golfera es un memorista italiano famoso en su país, donde ha publicado diversos libros, siendo quizás el título más conocido éste que nos ocupa (“Piú memoria”, el único hasta ahora traducido al español).

Vaya por delante que estamos ante un buen libro de mnemotecnia, pero algo excesivo; excesivo porque le sobran varias cosas.

Para empezar, demasiadas páginas (más de trescientas) que no serían muchas si realmente las emplease en contar cosas interesantes, pero divaga a veces llenando párrafos sin decir nada; por ejemplo, prácticamente no entra en materia hasta la página 70.

¿Y en qué ocupa entonces estas páginas iniciales? En cosas que también están de más. El libro se plantea como una especie de texto de autoayuda, en plan “con este libro lograrás una memoria maravillosa y tu vida se transformará, será un camino de rosas…”. Y a menudo parece escrito para mayor gloria de su autor, pues prácticamente no hay capítulo donde no enaltezca las virtudes de “mi método” o del “método Golfera”.

En efecto, estamos ante otro de esos autores que no pueden resistir la tentación de re-bautizar con su propio nombre un conjunto de técnicas de sobra conocidas -y así dar la impresión de que el invento es suyo-, cuando lo cierto es que la única primicia que aporta es la de nuevos nombres para viejos procedimientos.

Pero, a pesar de todo, el libro vale la pena; de haberse escrito con otro estilo, exento de paja y vanidad, estaríamos ante un muy buen texto de mnemotecnia.

El autor demuestra conocer bien la materia que lleva entre manos, y es evidente su experiencia impartiendo cursos. El temario es amplio -aborda bastantes puntos-, no descuida nunca los aspectos prácticos y se pone en la piel del lector novel para evitar enredarse en asuntos complejos, exponiendo una mnemotecnia útil y comprensible para todos. Incluso el esquema de los capítulos resulta interesante, pues añade siempre un resumen y ejercicios de prácticas; hasta incorpora de vez en cuando algunas notas -aunque bastante vagas- de ciertos personajes históricos.

Pero termina con lo que considero otro exceso: un capítulo sobre como educar a los niños en los estudios. Vamos a ver, el que alguien sea muy bueno memorizando no hace que, automáticamente, por obra y gracia del espíritu santo, se convierta en un experto pedagogo autorizado para decir cómo se debe estudiar. Estudiar no es memorizar.

No cabe duda de que los estudiantes han sacar buen provecho de las técnicas de memorización, pues a menudo se enfrentan a datos que es necesario saber de memoria. Así pues, incluir un capítulo orientando a los estudiantes en las técnicas de memorización me parecería correcto, pero de ahí a aconsejar a los padres sobre cómo formar a sus hijos para que sean buenos estudiantes, vaya, media un abismo. No entro a valorar los consejos de Golfera en este campo -a primera vista, parecen sensatos- pero considero que están totalmente fuera de lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s